Durante un año me tuve que sentar en una cámara de ruedas de motos, porque no soportaba el dolor del cóxis apoyado en la silla. Al sentarme todos los días se me dormían las piernas por la presión de la cámara y hasta me afectó la forma de caminar de todos los días. También me olvidé de poder andar en bicicleta porque no me puedo sentar en el duro asiento de bicicleta.

Gustavo Eduardo Paglino me causó esto cuando me pegó con todas sus fuerzas de atrás, lo hizo con toda la mala intención del mundo para que no pueda volver a tener una vida normal. Ojalá que lo busquen y se enteren de lo que es capaz. Gustavo Paglino es de San Martín, La pampa. Aunque vive en Bahía Blanca y estudia en la UTN. Me arruinó la vida y nunca se hizo cargo de lo que me causó.

 Hoy a 2 años de la agresión sigo sintiendo su patada porque no me puedo sentar en una silla común, tampoco puedo dormir boca arriba ni andar en bicicleta. Es una lesión para toda la vida